A lo largo de 20 años de investigación hemos ido recopilando textos, libros, conferencias, videos y otros materiales de diversos campos que han sido de gran inspiración para la gestación de El CUERPO QUE CREA. Aquí ponemos a tu disposición una gran variedad de referentes que te invitan a reflexionar sobre la CREATIVIDAD como recurso indispensable para la transformación y la evolución personal y artística.

A lo largo de 20 años de investigación hemos ido recopilando textos, libros, conferencias, videos y otros materiales de diversos campos que han sido de gran inspiración para la gestación de El CUERPO QUE CREA. Aquí ponemos a tu disposición una gran variedad de referentes que te invitan a reflexionar sobre la CREATIVIDAD como recurso indispensable para la transformación y la evolución personal y artística.

NO PODEMOS PRETENDER SER CREADORES SI ANTES NO NOS CONCEBIMOS EN ESENCIA COMO SERES CREATIVOS.

En esta sección vas a encontrar una selección de libros, textos cortos y entrevistas que hacen parte del universo simbólico de El cuerpo que crea.

Cuando leemos tenemos la posibilidad de entrar en un ensueño lúcido porque el lenguaje escrito es una realidad psíquica particular. Por esto, esta sección no está pensada para para ser comprendida en su totalidad desde la seriedad de la razón, sino para ser aventurada desde el deleite de la imaginación poética, la sensación y la apertura al enigma de la lectura: disponerse a los accidentes y transformaciones que pueda generar, dejarse atravesar y desgarrar y registrar qué se transforma y qué se queda, asumiendo las palabras no como cáscaras ni formas, sino como cimientos de construcción. Proponemos dejarnos animar a nuevos libros que expresen la juventud de las imágenes y descubrir destellos de nuevas potencias poéticas en los viejos libros.

Una lectura muda siempre ofrece conciertos al oído, así como, por ejemplo, un libro angustiante ofrece una homeopatía de la angustia, porque cuando se participa de la potencia creativa de los fenómenos de la lectura es posible volver consciente la estética de la angustia y descubrir su artificialidad: estamos hechos para respirar bien. Por esto la lectura produce bienestar.

Habitarse a sí mismo en un estado de experimentación y de escucha enseña que siempre hay un camino de salida para las obstrucciones, porque todo está en constante cambio. Por eso, un pensamiento que detiene sus flujos de cambio con mezquindades, no puede bailar, no está dispuesto para el creativo. Poner a bailar el pensamiento también es navegar el cuerpo poético, el que convive con lo sensible y con lo somático, pero también con lo racional, lo que compete a la elaboración de pensamiento. Para experimentarse completamente en el cuerpo hace falta un estado de escucha activa al dominio simbólico de las formas que seducen la mente en un cósmico delirio lúcido.

Regístrate para ver el contenido